Baylor Health Care SystemAbout B

Sirviendo a todas las personas, proporcionando salud personalizada y bienestar mediante una atención médica ejemplar, educación e investigación.

 
Need something? Call us: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto
Compartir

Condiciones tratadas 

Brindamos atención personalizada, integral y compasiva para los pacientes con todo tipo de enfermedades neurológicas. Ofrecemos detección avanzada, servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento, así como programas de apoyo y educación. Le ofrecemos el apoyo físico, emocional y espiritual que usted y su familia necesitan durante su jornada. Haga clic en "Aprender más" en los enlaces siguientes para obtener información detallada sobre cada tipo de trastorno neurológico o enfermedad.

Enfermedad de AlzheimerAlzheimer Disease

Enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

De acuerdo al National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrame Cerebral), la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva, neurodegenerativa que ocurre cuando mueren células nerviosas en el cerebro. La enfermedad con frecuencia conduce a las conductas siguientes:

  • Deterioro de la memoria, pensamiento y conducta

  • Confusión

  • Agitación

  • Cambios en la personalidad y conducta

  • Alteración del juicio

  • Alteración de la comunicación

  • Incapacidad de seguir instrucciones

  • Deterioro del lenguaje

  • Deterioro de procesos del pensamiento que involucra la percepción visual y espacial

  • Apatía emocional

Con la enfermedad de Alzheimer, con frecuencia se conservan las funciones motrices.

Cuando el médico alemán Alois Alzheimer identificó por primera vez el Alzheimer en 1906, fue considerado como un trastorno raro. Hoy en día, la enfermedad de Alzheimer es reconocida como la causa más común de demencia (un trastorno en el cual las funciones mentales se deterioran y descomponen.  Se estima que 5.3 millones de estadounidenses padecen la enfermedad de Alzheimer. De acuerdo a la Asociación del Alzheimer, este número incluye 5.1 millones de personas mayores de 65 años así como de 200,000 a 500,000 personas menores de 65 años que tienen un comienzo temprano de demencia y otros tipos de Alzheimer.

Ilustración que muestra cómo el Alzheimer afecta al cerebro
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Cómo se diferencia el Alzheimer de otras formas de demencia?

La enfermedad de Alzheimer se distingue de otras formas de demencia por los cambios característicos en el cerebro que son visibles solamente bajo examen con el microscopio durante la autopsia. Los cerebros afectados por la enfermedad de Alzheimer muestran con frecuencia la presencia de lo siguiente:

  • Ovillos de fibra dentro de las células nerviosas (ovillos neurofibrilares)

  • Grupos de terminaciones nerviosas en degeneración (placas neuríticas)

Otra característica de la enfermedad de Alzheimer es la producción reducida de ciertos productos químicos del cerebro necesarios para la comunicación entre las células nerviosas, especialmente la acelticolina, así como la norepinefrina, serotonina y somatostatina.

¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer?

Aunque se ha puesto en marcha investigación intensa durante muchos años, las causas de la enfermedad de Alzheimer no se conocen por completo. El National Institute on Aging (Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) dice que las causas probables incluyen las siguientes:

  • Edad e historia familiar

  • Ciertos genes

  • Depósitos anormales de proteínas en el cerebro

  • Otros factores de riesgo y ambientales

  • Problemas con el sistema inmunológico

¿Cuales son los signos de advertencia o síntomas de la enfermedad de Alzheimer?

De acuerdo a la Asociación del Alzheimer, los siguientes son los síntomas más comunes de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, cada persona puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de la memoria que afecta a las destrezas laborales, especialmente la pérdida de memoria de corto plazo.

  • Dificultad para realizar tareas familiares

  • Problemas con el lenguaje

  • Desorientación con el tiempo y lugar

  • Juicio malo o disminuido

  • Problemas con el pensamiento abstracto

  • Extravío de cosas

  • Cambios en el humor y conducta

  • Cambios de personalidad

  • Pérdida de la iniciativa

  • Pérdida de la capacidad para reconocer a las personas, incluso personas bien conocidas para el individuo, como su hijo o cónyuge, cuando la enfermedad progresa a una etapa severa

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden parecerse a otras condiciones médicas. Siempre consulte con su médico para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el Alzheimer?

No existe una prueba única e integral para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Al descartar otras condiciones mediante un proceso de eliminación, los médicos, u otros especialistas, pueden obtener un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer con una precisión aproximada del 90 por ciento. Sin embargo, la única forma de confirmar un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es a través de la autopsia.

El examen y la evaluación son esenciales para la determinación de si la demencia es el resultado o no de una enfermedad tratable. Además de un historial médico completo y examen neurológico motriz y sensorial, los procedimientos de diagnóstico para la enfermedad de Alzheimer pueden incluir los siguientes:

  • Prueba del estado mental. Esta es una prueba breve y simple de la memoria y alguna otra destreza común cognitiva y de pensamiento; generalmente forma parte de un examen neurológico completo.

  • Prueba neurosicológica

  • Pruebas de sangre

  • Punción lumbar (punción espinal). Un procedimiento que se realiza insertando una aguja hueca en la parte baja de la espalda (columna lumbar)

  • Análisis de orina. El examen de laboratorio de la orina para diversas células y productos químicos, como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infección o proteínas en exceso.

  • Rayos X del pecho. Una prueba diagnóstica que usa rayos de energía electromagnética invisible para producir imágenes de los tejidos internos, huesos y órganos sobre una película.

  • Electroencefalograma (EEG). Un procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del cerebro mediante electrodos colocados en el cuero cabelludo

  • Tomografía computarizada (llamada también un CT o CAT). Un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para producir imágenes horizontales, o axiales (llamadas con frecuencia rebanadas) del cuerpo. Un CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. Las CT son más detalladas que los rayos X generales.

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI). Un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo.

  • Pruebas genéticas. Está disponible alguna prueba genética, especialmente en algunos escenarios de investigación. Ya que no hay cura o tratamiento efectivo para el Alzheimer, la decisión de someterse a pruebas genéticas requiere consideración especial y asesoramiento de un especialista en genética.

Se puede prevenir el Alzheimer?

Ya que se desconoce la causa de la enfermedad, no existen protocolos de prevención que se tengan que seguir en este momento. Y, ya que se desconocen los factores de riesgo controlables para la enfermedad de Alzheimer, todavía no es posible reducir las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento para el Alzheimer?

El tratamiento específico para el Alzheimer será determinado por su médico con base en:

  • Su edad, salud global e historial médico

  • Extensión de la enfermedad

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del tratamiento de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

En este momento, no existe cura para el Alzheimer, ninguna forma de frenar el progreso de esta enfermedad, y ningún tratamiento disponible para invertir el deterioro de la enfermedad de Alzheimer. Nuevos hallazgos de investigación dan motivos de esperanza, y se han estudiado varios fármacos en prueba clínicas para determinar si pueden frenar el progreso de la enfermedad o mejorar la memoria durante un periodo de tiempo.

Existen algunos medicamentos disponibles para ayudar en el manejo de algunos de los problemas problemáticos de la enfermedad de Alzheimer, incluyendo los siguientes:

  • Depresión

  • Perturbación de la conducta

  • Insomnio

En el manejo de la enfermedad, son importantes el ejercicio físico y la actividad social, como también lo son la nutrición adecuada, el mantenimiento de la salud y un ambiente tranquilo y bien estructurado.

¿Cuáles son los programas de rehabilitación del Alzheimer?

El programa de rehabilitación del Alzheimer difiere dependiendo de los síntomas, expresión y progreso de la enfermedad, y del hecho de que resulta difícil hacer un diagnóstico del Alzheimer. Estas variables determinan la cantidad y tipo de asistencia que se necesita para la persona que padece el Alzheimer y su familia.

Con la rehabilitación del Alzheimer, es importante recordar que, aunque algunas destrezas perdidas no se recuperarán, el equipo de cuidado debe tener en mente las siguientes consideraciones:

  • Para manejar la enfermedad, planifique un programa balanceado de ejercicio físico, actividad social, nutrición adecuada y actividades de mantenimiento de la salud.

  • Planifique actividades diarias que ayuden a mejorar la estructura, significado y logros para el individuo.

  • A medida se pierden las funciones, adapte actividades y rutinas que le permitan a la persona participar cuanto le sea posible.

  • Haga que las actividades sean familiares y satisfactorias.

  • Permita que la persona realice por sí mismo el mayor número de actividades posibles. La persona que lo cuida puede tener que iniciar la actividad, pero debe permitir en lo posible que el paciente la termine.

  • Ofrezca "pistas" sobre la conducta deseada (por ejemplo, ponga etiquetas en los cajones, los armarios o los aparadores para indicar su contenido).

  • Proteja a la persona de situaciones de riesgo eliminando todos los riesgos de seguridad (por ejemplo, las llaves del auto y fósforos).

  • Como un cuidador (a tiempo completo o a medio tiempo), comprenda sus propias limitaciones físicas y emocionales.

Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa que destruye las células del cerebro, causando problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

Aprenda más

Enfermedad de ParkinsonParkinson Disease

Enfermedad de Parkinson (PD)

¿Qué es la PD?

Ilustración que muestra cómo la enfermedad de Parkinson afecta al cerebro
Haga clic en la imagen para agrandarla

La enfermedad de Parkinson (o simplemente Parkinson), es la forma más común del parkinsonismo, un grupo de trastornos del sistema motriz. Es un enfermedad degenerativa de lento progreso que generalmente está asociada con los siguientes síntomas, todos los cuales resultan de la pérdida de células del cerebro productoras de dopamina.

  • Temblores de los brazos, la mandíbula las piernas y la cara.

  • Agarrotamiento o rigidez de las extremidades y el tronco

  • Bradiquinesia (lentitud de los movimientos)

  • Inestabilidad postural o equilibrio y coordinación deteriorados

La dopamina es una sustancia producida en el cuerpo que tiene muchos efectos, incluyendo movimiento fluido y coordinado de los músculos.

¿Cuáles son los hechos acerca de la PD?

Es un mito que la enfermedad de Parkinson se curó después de la introducción de la levodopa (L-fopa) en los años 1960. De hecho, cerca de 60,000 estadounidenses se han diagnosticado recientemente con la enfermedad de Parkinson cada año, y más de 1 millón de estadounidenses resultan afectados en algún momento; además, más personas sufren la enfermedad de Parkinson que de la esclerosis múltiple, distrofia muscular y esclerosis lateral amiotrófica combinadas.

¿Qué causa la PD?

Se desconoce la causa especifica de la PD; sin embargo, los expertos médicos creen que los síntomas están relacionados con un desequilibrio químico en el cerebro causado por la muerte celular del cerebro. La enfermedad de Parkinson es crónica (persiste durante un largo periodo de tiempo) y progresiva (los síntomas empeoran con el tiempo).

Aunque la enfermedad puede aparecer en pacientes más jóvenes (incluso adolescentes), generalmente afecta a personas al final de la edad mediana. No es contagiosa.

El factor de riesgo más grande para desarrollar la PD es la edad avanzada. La edad promedio para el comienzo de la PD es de 60 años. Además, el 50 por ciento más de hombres que mujeres resultan afectados, de acuerdo con el National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrame Cerebral). Sin embargo, no se tiene clara la razón para esto.

La historia familiar es otro factor de riesgo importante. Las personas con un padre o hermano que está afectado tiene aproximadamente dos veces la probabilidad de desarrollar la PD. El aumento del riesgo es más probable debido a una combinación de factores ambientales y genéticos.

Se están investigando Las causas ambientales y los fuertes hallazgos consistentes son que la vida rural, la exposición a agua de pozo, y la exposición a pesticidas y herbicidas agrícolas están relacionados con la PD. Sin embargo, es importante recordar que estos factores no garantizan el desarrollo de la PD ni tampoco previene su ausencia. Tener uno o más parientes cercanos con PD aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad; sin embargo, a menos que haya una mutación genética conocida para la PD actual, el aumento del riesgo es solo del 2 al 5 por ciento.

Actualmente, los investigadores creen que en la mayoría de personas la causa de la PD es una combinación de genética y exposición ambiental.

El síndrome de Parkinson, el Parkinson atípico, o parkinsonismo

La enfermedad de Parkinson se llama también parkinsonismo primario o enfermedad de Parkinson idiopática. (Idiopático es el término para un trastorno para el cual todavía no se ha identificado ninguna causa).

En las otras formas de parkinsonismo, sea que se conozca o se sospeche de la causa, o que el trastorno ocurra como un efecto secundario de otro trastorno neurológico primario que pueda tener tanto síntomas primarios como secundarios de la enfermedad de Parkinson. Estos trastornos, descritos como el síndrome de Parkinson, Parkinson atípico, o simplemente Parkinson, pueden incluir los siguientes:

  • Tumores en el cerebro

  • Trauma repetido en la cabeza

  • Parkinsonismo inducido por fármacos. Esto ocurre debido al uso prolongado de fármacos tranquilizantes,como la fenotiazina, butirofenona, reserpina, y el fármaco de uso común, metoclopramida para el malestar estomacal.

  • Parkinsonismo inducido por toxinas. Esto ocurre debido a envenenamiento por manganeso y monóxido de carbono.

  • Parkinsonismo posencefálico. Una enfermedad viral que causa la "enfermedad del sueño".

  • Degeneración estriatonigral. La sustancia negra del cerebro es la única levemente afectada, mientras otras áreas del cerebro muestran daños más severos.

  • El parkinsonismo que acompaña otras condiciones neurológicas. Ejemplos de esto son el síndrome de Shy-Drager, (la atrofia multisistémica, que se creía era una enfermedad distinta, se conoce ahora simplemente como una progresión extensa de la PD idiopática), la parálisis supranuclear progresiva, la enfermedad de Wilson, la enfermedad de Huntington, el síndrome de Hallervorden-Spatz, el síndrome de Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la atrofia olivopontocerebelosa , la encefalopatía postratraumática y la demencia con cuerpos de Lewy.

¿Cuáles son los cuatro síntomas primarios de la PD?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, cada persona puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Rigidez muscular. Agarrotamiento cuando el brazo, pierna o cuello se mueven hacia atrás y adelante.

  • Temblor de reposo. Temblor (movimiento involuntario de músculos en contracción) que es más prominente en reposo.

  • Bradiquinesia. Lentitud para iniciar el movimiento.

  • Inestabilidad postural. Mala postura y equilibrio que puede causar caídas, problemas del paso o equilibrio.

¿Hay otros síntomas de la PD?

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson varían de paciente a paciente. Los síntomas pueden aparecer lentamente y en ningún orden particular. Los síntomas tempranos pueden ser sutiles y pueden progresar durante muchos años antes de alcanzar un punto donde interfieren con las actividades diarias normales.

Los cuatro síntomas cardinales de la PD se enumeran a continuación. Otros síntomas se dividen en motrices (relacionados con el movimiento) y no motrices.

  • Síntomas motrices:

    • Temblores

    • Bradiquinesia (movimientos lentos)

    • Rigidez y quedarse paralizado en el lugar

    • Postura encorvada

    • Caminar arrastrado

    • Oscilación disminuida de los brazos al caminar

    • Dificultad para levantarse de una silla

    • Micrografía (escritura a mano pequeña y estrecha)

    • Falta de expresión facial

    • Actividades ralentizadas de la vida diaria (por ejemplo, comer, vestirse y bañarse)

    • Dificultad para darse vuelta en la cama

    • Permanecer en una cierta posición durante un largo periodo de tiempo

  • Síntomas no motrices

    • Sentido del olfato disminuido

    • Bajo volumen de la voz (hipofonía)

    • Dificultad para hablar (disartria)

    • Calambres dolorosos en los pies

    • Perturbación del sueño

    • Depresión

    • Cambios emocionales (temeroso e inseguro)

    • Problemas de la piel

    • Estreñimiento

    • Babear

    • Sudoración aumentada

    • Frecuencia/urgencia urinaria

    • Disfunción eréctil masculina

A medida progresa la enfermedad, el caminar puede resultar afectado, haciendo que el paciente se detenga a medio camino o se "congele" en el lugar, e incluso caerse. Los pacientes también pueden comenzar a caminar con una serie de pasos pequeños y rápidos como si se apresurara para mantener el equilibrio, una práctica conocida como festinación.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la PD?

Podría resultar difícil hacer un diagnóstico preciso en las etapas tempranas de la enfermedad de Parkinson, ya que los signos y síntomas iniciales se pueden considerar como indicaciones de otras condiciones o los efectos del envejecimiento normal. Por esta razón, se puede requerir la observación del paciente durante algún tiempo hasta que los síntomas estén consistentemente presentes.

Actualmente, no hay pruebas de sangre o laboratorio que resulten útiles en el diagnostico de la PD. El diagnóstico de la PD se basa principalmente en un historial médico y un examen neurológico completo. Se pueden realizar escáners del cerebro y/o pruebas de laboratorio para ayudar a descartar otras enfermedades o condiciones, pero el escáner del cerebro generalmente saldrá normal con la PD.

Los métodos que ayudan con el diagnóstico de la PD incluyen:

  • Examen neurológico (incluyendo la evaluación de los síntomas y su severidad)

  • Pruebas de ensayo de fármacos. Cuando los síntomas son significativos, se puede utilizar una prueba de ensayo de fármacos (principalmente levodopa [L-dopa] para diagnosticar con mayor precisión la presencia de la PD. Si el paciente no se beneficia de la levodopa, puede resultar cuestionable el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

  • Tomografía computarizada (llamada también un CT o CAT). Un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para producir imágenes horizontales, o axiales (llamadas con frecuencia rebanadas) del cuerpo. Un CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. Las CT son más detalladas que los rayos X generales.

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI). Un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento para la PD?

El tratamiento específico para la enfermedad de Parkinson será determinado por su médico con base en:

  • Su edad, salud global e historial médico

  • Extensión de la condición

  • Tipo de condición

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del tratamiento de la condición

  • Su opinión o preferencia

Con la medicina actual, todavía no se ha encontrado una cura para la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, con base en la severidad de los síntomas y el perfil médico, el doctor establecerá un protocolo de tratamiento apropiado. El tratamiento para la enfermedad de Parkinson puede incluir los siguientes:

  • Medicamentos

  • Cirugía

  • Terapias complementarias y de apoyo, como la dieta, ejercicios, terapia física, terapia ocupacional y terapia del habla.

Medicamentos para la PD

Una vez se haya hecho el diagnóstico de la PD, la siguiente decisión es si un paciente debe recibir medicamentos o no, lo que depende de lo siguiente:

  • El grado de deterioro funcional

  • El grado de deterioro cognitivo

  • Capacidad para tolerar medicamentos antiparkinsonianos

  • El consejo del médico asistente

Dos pacientes no reaccionan de la misma manera a un fármaco dado, por tanto, lleva tiempo y paciencia encontrar un medicamento y dosis apropiados para aliviar los síntomas.

Cirugía para la PD

Con base en la severidad de la condición y el perfil médico, el médico puede recomendar la cirugía como la única opción de tratamiento para la enfermedad de Parkinson.

Hay varios tipos de cirugía que se pueden realizar para ayudar a los pacientes de la enfermedad de Parkinson. La mayoría de tratamientos están orientados a ayudar al temblor y rigidez que acompañan a la enfermedad. En algunos pacientes, la cirugía puede disminuir la cantidad de medicamentos que se necesitan para controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Hay tres tipos de cirugía que se pueden realizar para la enfermedad de Parkinson, ellas son:

  • Cirugía de la lesión (quema de tejido). En este procedimiento, el blanco lo constituye partes profundas del cerebro y se hacen pequeñas lesiones en partes críticas del cerebro que ayudan a controlar el movimiento. La cirugía se puede hacer mientras el paciente está despierto para ayudar a determinar la colocación exacta de la lesión. La lesión se coloca para ayudar a controlar, o detener, el área del cerebro que está causando el temblor.

  • Estimulación cerebral profunda (DBS). Con este tipo de cirugía, un electrodo pequeño se coloca en las partes críticas del cerebro para ayudar a controlar el movimiento. El electrodo se conecta a una batería pequeña en la pared del pecho y se conecta con alambres que se colocan bajo la piel. Luego el estimulador se enciende e interrumpe el flujo normal de información en el cerebro y puede ayudar a disminuir los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

  • Injerto neural o trasplantes de tejido. Se ha hecho investigación experimental para encontrar un reemplazo de la parte del cerebro que funciona inadecuadamente en la enfermedad de Parkinson.

Es importante recordar que la cirugía puede ayudar con los síntomas de la enfermedad de Parkinson, pero no cura la enfermedad ni detiene el progreso de la misma.

Enfermedad de Parkinson

El Parkinson es un trastorno del sistema motor que resulta de la pérdida de las células cerebrales que producen dopamina.

Aprenda más

StrokeStroke

Stroke

¿Qué es un ataque cerebral?

Un ataque cerebral, o derrame cerebral, sucede cuando deja de llegar el flujo sanguíneo a su cerebro. Es una situación de emergencia.

El cerebro necesita tener siempre oxígeno y nutrientes para funcionar bien. Si el suministro de sangre se detiene, aunque sea por un momento breve, eso puede causar problemas. Las células del cerebro comienzan a morir apenas unos minutos después de que dejan de recibir sangre u oxígeno.

Cuando las células del cerebro mueren, se pierde el funcionamiento del cerebro. Quizás usted ya no pueda hacer las cosas controladas por esa parte del cerebro. Por ejemplo, un ataque cerebral puede afectar su capacidad de:

  • Moverse
  • Hablar
  • Comer
  • Pensar y recordar
  • Controlar sus intestinos y su vejiga
  • Controlar sus emociones
  • Controlar otras funciones corporales vitales

Un ataque cerebral puede sucederle a cualquier persona en cualquier momento.

¿Cuáles son las causas de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral se produce cuando se interrumpe de algún modo el flujo sanguíneo a su cerebro.

Hay dos tipos de ataque cerebral: isquémico y hemorrágico.

  • Ataque cerebral isquémico. Es el tipo más común de ataque cerebral. Sucede cuando se obstruye un vaso sanguíneo importante del cerebro. Puede bloquearse por un coágulo sanguíneo. O puede bloquearse por la acumulación de un depósito de grasa y colesterol. Esta acumulación se llama placa.
  • Ataque cerebral hemorrágico. Sucede cuando estalla un vaso sanguíneo en su cerebro y la sangre se derrama hacia los tejidos cercanos. Cuando hay un ataque cerebral hemorrágico, la presión aumenta en el tejido cerebral cercano. Eso causa aún más daño e irritación.

¿Quiénes corren el riesgo de tener un ataque cerebral?

Cualquier persona puede tener un ataque cerebral a cualquier edad. Pero sus probabilidades de tener un ataque cerebral aumentan si tiene ciertos factores de riesgo. Algunos factores de riesgo para un ataque cerebral pueden cambiarse o manejarse, mientras que otros no.

Los factores de riesgo para un ataque cerebral que pueden cambiarse, tratarse o manejarse médicamente:

  • Presión arterial alta. Una presión arterial de 140/90 o más puede dañar los vasos sanguíneos (arterias) que suministran sangre al cerebro.
  • Enfermedad cardíaca. La enfermedad cardíaca es el segundo factor de riesgo más importante para un ataque cerebral, y es la principal causa de muerte entre los sobrevivientes de un ataque cerebral. La enfermedad cardíaca y el ataque cerebral comparten muchos factores de riesgo.
  • Diabetes. Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de tener un ataque cerebral que alguien sin diabetes.
  • Fumar. Fumar prácticamente duplica su riesgo de tener un ataque cerebral isquémico.
  • Pastillas anticonceptivas (anticonceptivos orales).
  • Antecedentes de ataque isquémico transitorio. Un ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés) suele llamarse también miniataque cerebral. Tiene los mismos síntomas que un ataque cerebral, pero estos síntomas no perduran. Si tuvo un ataque isquémico transitorio o más, sus probabilidades de tener un ataque cerebral son 10 veces superiores a las de alguien de la misma edad y el mismo sexo que nunca tuvo un ataque isquémico transitorio.
  • Mayor número de glóbulos rojos. Un importante aumento de la cantidad de glóbulos rojos espesa la sangre y aumenta las probabilidades de que se formen coágulos. Eso aumenta el riesgo de un ataque cerebral.
  • Alto nivel de colesterol y lípidos. Los niveles altos de colesterol pueden contribuir a espesar o endurecer las arterias (aterosclerosis) debido a la acumulación de placa. La placa está formada por depósitos de sustancias grasas, colesterol y calcio. La placa se acumula en el interior de las paredes de las arterias y eso puede reducir la cantidad de sangre que llega al cerebro. Un ataque cerebral se produce si se interrumpe el suministro de sangre al cerebro.
  • Falta de actividad física.
  • Obesidad.
  • Consumo excesivo de alcohol. Más de dos copas al día sube su presión arterial. Beber mucho en una misma ocasión puede causar un ataque cerebral.
  • Drogas ilegales. El abuso de drogas intravenosas (IV) sube el riesgo de tener un ataque cerebral por coágulos sanguíneos (embolia cerebral). Se ha relacionado estrechamente el uso de cocaína y otras drogas con los ataques cerebrales, los ataques al corazón y otros tantos problemas cardiovasculares.
  • Ritmo cardíaco anormal. Algunos tipos de enfermedad cardíaca pueden subir su riesgo de tener un ataque cerebral. Tener un ritmo cardíaco irregular (fibrilación auricular) es el factor de riesgo cardíaco más importante para un ataque cerebral, y puede tratarse.
  • Anomalías en las estructuras cardíacas. Las válvulas cardíacas dañadas (valvulopatía) pueden causar daño cardíaco de larga duración (crónico). Con el tiempo, esto puede aumentar su riesgo de tener un ataque cerebral.

Los factores de riesgo para un ataque cerebral que no se pueden cambiar:

  • Edad avanzada. Por cada década de vida después de los 55 años, sus probabilidades de tener un ataque cerebral se duplica y más también.
  • Raza. Los afroamericanos corren un riesgo mucho mayor de morir y tener una discapacidad a causa de un ataque cerebral que los blancos. Esto se debe en parte a que la población afroamericana tiene una mayor incidencia de presión arterial alta.
  • Sexo. Los ataques cerebrales son más frecuentes en los hombres, pero son más las mujeres que mueren de un ataque cerebral que los hombres.
  • Antecedentes de ataque cerebral anterior. Su riesgo de tener un segundo ataque cerebral es mayor si ya tuvo uno antes.
  • Herencia o genética. Las probabilidades de tener un ataque cerebral son mayores en las personas que tienen antecedentes familiares de ataque cerebral.

Otros factores de riesgo son:

  • El lugar donde vive. Los ataques cerebrales son más comunes en la gente que vive en la parte sudeste de Estados Unidos que en otras áreas. Esto puede deberse quizás a diferencias regionales en el estilo de vida, la raza, el hábito de fumar y la dieta de estos lugares.
  • Temperatura, época del año y clima. Las muertes por ataque cerebral suelen ocurrir en temperaturas extremas.
  • Factores socioeconómicos. Hay ciertas pruebas de que los ataques cerebrales son más comunes en las personas de bajos ingresos.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral es una situación de emergencia. Es importante conocer los signos de un ataque cerebral y buscar ayuda rápidamente. Llame al 911 o al número local de emergencias de inmediato. El tratamiento es más efectivo cuando se inicia inmediatamente.

Los síntomas de un ataque cerebral pueden suceder de repente. Los síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden incluir, por ejemplo:

  • Entumecimiento o debilidad en el rostro, un brazo o una pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar o comprender
  • Problemas en la visión, como reducción o pérdida de la visión en un ojo o ambos
  • Mareo o problemas con el equilibrio o la coordinación
  • Problemas para moverse o caminar
  • Desmayo (pérdida del conocimiento) o una convulsión
  • Dolores de cabeza intensos sin causa conocida, especialmente si aparecen de repente

Otros síntomas menos comunes de un ataque cerebral pueden incluir, por ejemplo:

  • Náuseas o vómito repentinos no provocados por una enfermedad viral
  • Cambio en el nivel de consciencia o pérdida breve del conocimiento. Por ejemplo, desmayo, confusión, convulsiones o coma
  • Ataque isquémico transitorio (TIA), también llamado miniataque cerebral

Un ataque isquémico transitorio puede tener muchos de los mismos síntomas que un ataque cerebral. Pero los síntomas de un ataque isquémico transitorio no duran mucho. Pueden durar unos pocos minutos o hasta 24 horas. Pida ayuda médica de inmediato si cree que alguien está teniendo un ataque isquémico transitorio. Puede ser un signo de advertencia de que está por tener un ataque cerebral. Pero no todos los ataques isquémicos transitorios van seguidos de un ataque cerebral.

Busque ayuda de inmediato

Hay tres signos principales que le indicarán que puede tratarse de un ataque cerebral. Si los ve, tiene que llamar al 911 rápido. Estos signos son:

Caída de la cara. Un lado de la cara se cae o está adormecido. Cuando la persona sonríe, su sonrisa no es uniforme.

Debilidad en un brazo.  Un brazo está débil o adormecido. Cuando la persona levanta ambos brazos al mismo tiempo, uno puede caerse.

Dificultades para hablar. Puede notar que la persona tiene problemas para hablar o que arrastra las palabras. La persona no puede repetir correctamente una oración simple cuando se lo piden.

Momento de llamar al 911. Si alguien tiene cualquiera de esos síntomas, incluso aunque desaparezcan, llamen al 911 de inmediato. Tome nota de la hora en la que aparecieron los síntomas por primera vez.

¿Cómo se diagnostica un ataque cerebral?

Su proveedor de atención médica le preguntará detalladamente sobre sus antecedentes de salud y le realizará un examen físico. Necesitará pruebas para evaluar su ataque cerebral, como imágenes del cerebro y mediciones del flujo sanguíneo en el cerebro. Estas pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Tomografía computarizada (TC) del cerebro. Una prueba de diagnóstico por imágenes que emplea radiografías para tomar imágenes claras y detalladas del cerebro. Una tomografía computarizada puede mostrar si hay sangrado en el cerebro o si las células del cerebro se han dañado debido al ataque cerebral. Se usa para ver si hay anomalías y para ayudar a encontrar el tipo o ubicación del ataque cerebral.
  • Resonancia magnética (RNM). En esta prueba se utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo. Una resonancia magnética usa campos magnéticos para ver pequeños cambios en el tejido del cerebro. Eso ayuda a encontrar y diagnosticar un ataque cerebral.
  • Angiografía por tomografía computarizada (CTA, por sus siglas en inglés). Una imagen radiográfica de los vasos sanguíneos. Una angiografía por tomografía computarizada emplea tecnología tomográfica para obtener imágenes de los vasos sanguíneos.
  • Angiografía por resonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés). Esta prueba emplea tecnología de resonancia magnética para evaluar el flujo sanguíneo a través de las arterias.  
  • Sonografía Doppler (ecografía de la arteria carótida). Esta prueba usa ondas sonoras para crear imágenes del interior de su arteria carótida. Permite ver si la placa ha estrechado u obstruido sus arterias carótidas.

También pueden hacerse las siguientes pruebas del corazón para ayudar a diagnosticar problemas cardíacos que pudieran haber ocasionado un ataque cerebral:

  • Electrocardiograma (ECG). Esta prueba registra la actividad eléctrica de su corazón. Muestra si hay ritmos cardíacos irregulares que pudieran haber causado el ataque cerebral.
  • Ecocardiografía. En esta prueba, se emplean ondas sonoras para crear una imagen de su corazón. Esta prueba muestra el tamaño y la forma de su corazón. Puede comprobar si las válvulas de su corazón están funcionando correctamente. También permite ver si hay coágulos sanguíneos dentro de su corazón.

¿Cómo se trata un ataque cerebral?

Su proveedor de atención médica diseñará un plan de cuidados para usted según:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia clínica
  • El tipo de ataque cerebral que haya tenido
  • La gravedad de su ataque cerebral
  • El lugar de su cerebro en que se haya producido el ataque cerebral
  • Las causas de su ataque cerebral
  • Qué tan bien maneja ciertos medicamentos, tratamientos o terapias
  • Su opinión o preferencia

No hay cura para el ataque cerebral una vez que ocurrió. Pero sí hay disponibles avanzados tratamientos médicos y quirúrgicos. Estos pueden ayudar a reducir su riesgo de tener otro ataque cerebral.

El tratamiento es más efectivo cuando se inicia inmediatamente. El tratamiento de emergencia después de un ataque cerebral puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos para romper los coágulos (trombolíticos o fibrinolóticos). Estos medicamentos disuelven los coágulos sanguíneos que pueden causar un ataque cerebral isquémico. Pueden ayudar a reducir el daño que el ataque cerebral causó en las células del cerebro. Para lograr su máxima efectividad, deben administrarse dentro de las tres horas siguientes al ataque cerebral.
  • Medicamentos y terapia para reducir o controlar la inflamación en el cerebro. Se suelen usar líquidos especiales en forma intravenosa (IV) para ayudar a reducir o controlar la inflamación en el cerebro. Se usan especialmente después de un ataque cerebral hemorrágico.
  • Medicamentos neuroprotectores. Estos medicamentos ayudan a proteger el cerebro del daño y la falta de oxígeno (isquemia).
  • Medidas de soporte vital. Estos tratamientos incluyen usar una máquina para ayudarle a respirar (un respirador), administrarle líquidos en forma intravenosa, brindarle la nutrición adecuada y controlar su presión arterial.
  • Craneotomía. Es un tipo de cirugía del cerebro que se hace para quitar coágulos sanguíneos, aliviar la presión o reparar un sangrado en el cerebro.

¿Cuáles son las complicaciones de un ataque cerebral?

La recuperación de un ataque cerebral y la capacidad específica afectada dependen del tamaño y la ubicación del ataque cerebral.

Un ataque cerebral pequeño puede causar problemas tales como debilidad en su brazo o su pierna.

Un ataque cerebral más grande puede hacer que ciertas partes de su cuerpo no puedan moverse (se paralicen). Un ataque cerebral más grande también puede causar pérdida del habla e incluso la muerte.

¿Qué puedo hacer para prevenir un ataque cerebral?

Conozca sus riesgos de tener un ataque cerebral. Muchos de los factores de riesgo para un ataque cerebral pueden cambiarse, tratarse o modificarse médicamente. A continuación se mencionan algunas cosas que puede hacer para controlar sus factores de riesgo.

Cambios en su estilo de vida

Un estilo de vida saludable puede ayudar a reducir su riesgo de tener otro ataque cerebral. Eso incluye lo siguiente:

  • Dejar de fumar (si lo hace).
  • Elegir opciones de alimentación saludables. Asegúrese de comer las cantidades recomendadas de frutas, vegetales y cereales integrales. Elija alimentos bajos en grasa saturada, grasas trans, colesterol, en sal (sodio) y azúcares agregados.
  • Permanecer en un peso saludable.
  • Hacer actividad física.
  • Limitar la cantidad de alcohol que bebe.

Medicamentos

Tome los medicamentos tal como le indique su proveedor de atención médica. Los siguientes medicamentos pueden ayudar a prevenir un ataque cerebral:

  • Los medicamentos anticoagulantes (diluyentes de la sangre) ayudan a evitar que se formen coágulos sanguíneos. Si toma un anticoagulante, es posible que deba realizarse análisis de sangre con frecuencia.
  • A muchos pacientes que tuvieron un ataque cerebral les recetan antiagregantes plaquetarios, como la aspirina. Reducen la probabilidad de que se formen coágulos sanguíneos. La aspirina se puede comprar sin receta.
  • Los medicamentos para la presión arterial ayudan a bajar la presión arterial alta. Es posible que necesite tomar más de un medicamento para la presión arterial.
  • Los medicamentos para disminuir el colesterol reducen la posibilidad de que las placas se acumulen en las paredes de sus arterias. Eso puede bajar su riesgo de tener un ataque cerebral.
  • Los medicamentos para el corazón pueden tratar ciertos problemas cardíacos que aumentan su riesgo de tener un ataque cerebral.
  • Los medicamentos para la diabetes ajustan los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede prevenir problemas que llevan a un ataque cerebral.

Cirugía

Pueden hacerse diferentes tipos de cirugía para ayudar a tratar un ataque cerebral, o para ayudar a prevenir uno. Por ejemplo:

  • Endarterectomía de la carótida. La endarterectomía de la carótida es una cirugía que se hace para quitar la placa y los coágulos de las arterias carótidas, ubicadas en el cuello. Estas arterias llevan al cerebro sangre que viene del corazón. La endarterectomía puede ayudar a evitar que suceda un ataque cerebral.
  • Colocación de stent en la carótida. Se coloca una bobina grande de metal (stent) en la arteria carótida de manera muy similar a como se coloca en la arteria coronaria.
  • Cirugía para reparar aneurismas y anomalías arteriovenosas (AVM, por sus siglas en inglés). Un aneurisma es un defecto parecido a un globo que se forma en un área debilitada de la pared de una arteria. Corre el riesgo de estallar (romperse) y de que haya sangrado dentro del cerebro. Una AVM es una maraña de arterias y venas. Interfiere con la circulación de la sangre y lo pone en riesgo de tener sangrado.
  • Cierre del foramen oval permeable (FOP). El foramen oval es una abertura en la pared que divide las dos cámaras superiores del corazón. Esta abertura suele cerrarse justo después del nacimiento. Si no se cierra, cualquier coágulo o burbujas de aire que se formen pueden pasar a la circulación del cerebro. Esto puede ocasionar un ataque cerebral o un ataque isquémico transitorio (TIA). No obstante, los expertos todavía debaten si el FOP debe o no cerrarse.

Cómo vivir con un ataque cerebral

La forma en que un ataque cerebral puede afectarlo depende de dónde se produjo el ataque cerebral en su cerebro. También depende de cuánto de su cerebro se haya dañado.

Muchas de las personas que tienen un ataque cerebral quedan con parálisis en uno de sus brazos.

Otras consecuencias pueden incluir problemas para:

  • Pensar
  • Hablar
  • Tragar
  • Hacer tareas matemáticas simples tales como sumar, restar o hacer el balance de una chequera
  • Vestirse
  • Ducharse
  • Usar el sanitario

Muchas personas pueden necesitar rehabilitación física a largo plazo. Pueden no ser capaces de vivir en su casa sin ayuda.

Hay disponibles servicios de respaldo para ayudarle a vivir con necesidades físicas y emocionales después de un ataque cerebral.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Puede volver a tener un ataque cerebral. Llame a su proveedor de atención médica si tiene síntomas que parecieran de un ataque cerebral, aunque no duren mucho tiempo.

Si su tejido cerebral se daña en repetidas ocasiones, puede correr el riesgo de tener discapacidades permanentes (para toda la vida).

Puntos clave sobre el ataque cerebral

  • Un ataque cerebral sucede cuando deja de llegar el flujo sanguíneo a su cerebro. Es una situación de emergencia.
  • Puede deberse al estrechamiento de un vaso sanguíneo, sangrado o un coágulo que bloquea el flujo sanguíneo.
  • Los síntomas pueden aparecer de repente. Si alguien muestra algún signo de un ataque cerebral, llame al 911 de inmediato.
  • Tiene más probabilidades de recuperarse de un ataque cerebral si el tratamiento de emergencia se inicia de inmediato.
  • La forma en que un ataque cerebral puede afectarlo depende de dónde se produjo el ataque cerebral en su cerebro y cuánto de su cerebro resultó dañado.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Trastornos cerebrovasculares

Los trastornos cerebrovasculares afectan el flujo sanguíneo en las arterias y las venas que abastecen el cerebro - tales como aneurismas y accidentes cerebrovasculares.

Aprenda más

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la PelvisCommon Disorders of the Spine, Shoulder, and Pelvis

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la Pelvis

Existen muchas condiciones que afectan a la columna vertebral, los hombros y la pelvis que requieren el cuidado clínico de un médico u otro profesional del cuidado de la salud. Enumeradas en el directorio de abajo hay algunas de estas condiciones, para las cuales le proveemos una breve descripción.

La Artritis

La Espondilitis Anquilosante

El Tratamiento de la Artritis

La Necrosis Avascular

La Bursitis

Los Problemas de la Cadera

Cirugía de Reemplazo de Cadera

La Cifosis

El Dolor en la Parte Baja de la Espalda

Los Problemas del Cuello

El Dolor de Cuello

La Tortícolis (Cuello Torcido)

La Lesión de Latigazo Cervical

La Osteoporosis

Los Problemas de la Pelvis

La Ciática

La Escoliosis

Los Problemas del Hombro

Visión General de los Problemas del Hombro

La Dislocación del Hombro

La Tendinitis del Hombro

La Lesión del Manguito Rotatorio

Las Lesiones de los Tejidos Blandos

Trastornos de la columna vertebral

Los trastornos y lesiones de la columna vertebral afectan el sistema principal de apoyo del cuerpo.

Aprenda más

Dolores de CabezaHeadache

Cefalea

¿Qué es una cefalea?

Una cefalea es un dolor o incomodidad en la cabeza o área de la cara. Las cefaleas varían grandemente en términos de lugar del dolor, intensidad del dolor y la frecuencia con que pueden ocurrir. Como resultado de esta variación, la International Headache Society (Sociedad Internacional de Cefaleas) ha creado varias categorías de cefaleas para definir de forma más precisa los tipos específicos de cefaleas.

¿Qué duele cuando tiene una cefalea?

Has varias áreas en la cabeza que pueden doler cuando tiene una cefalea, incluyendo las siguientes:

  • Una red de nervios que se extiende sobre el cuero cabelludo.

  • Ciertos nervios en la cara, boca y garganta

  • Músculos de la cabeza, cuello y hombros

  • Vasos sanguíneos que se encuentran a lo largo de la superficie y en la base del cerebro (estos contienen delicadas fibras nerviosas)

Los tejidos del cerebro mismo no duelen porque no tienen fibras nerviosas sensibles al dolor.

¿Qué causa una cefalea?

Las cefaleas pueden ser causadas por una variedad de condiciones, como trastornos del cuello, ojos, cerebro, mandíbula o dientes. Las cefaleas con una condición médica subyacente se clasifican como cefaleas secundarias debido a que están relacionadas con la condición. Un ejemplo de esto sería una cefalea debida a lesión en el cuello o infección sinusal.

Otras cefaleas se clasifican como primarias porque la cefalea misma es el principal problema médico, aunque se pueden identificar factores asociados, como tensión muscular o exposición a ciertos alimentos. Otros factores contribuyentes pueden incluir medicamentos, deshidratación o niveles cambiantes de hormonas. Estos factores que influencian las cefaleas se llaman algunas veces desencadenantes de cefaleas.

¿Cuáles son los tipos diferentes de cefaleas primarias?

  • Migrañas. Este tipo de cefalea se distingue por el hecho de que los síntomas que no sean dolor ocurren como parte de la cefalea. Generalmente ocurren náuseas, vómitos, aturdimiento, sensibilidad a la luz (fotofobia) y otros síntomas visuales.

    Las migrañas también son únicas en cuanto a que tienen distintas fases. Sin embargo, no todos los individuos experimentan cada fase. Las fases de una cefalea migrañosa pueden incluir:

    • Fase de premonición. Un cambio en el estado de ánimo o conducta que puede ocurrir horas o días antes de la cefalea.

    • Fase de aura. Un grupo de síntomas visuales, sensoriales o motrices que anteceden inmediatamente a la cefalea. Ejemplos incluyen alucinaciones, entumecimiento, cambios en el habla y debilidad muscular.

    • Fase de cefalea. Periodo durante la cefalea real con dolor palpitante en uno o ambos lados de la cabeza. Son comunes la sensibilidad a la luz y movimientos, la depresión, fatiga y ansiedad.

    • Fase de resolución de la cefalea. El dolor disminuye durante esta fase, pero puede ser reemplazado por fatiga, irritabilidad y dificultad para concentrarse. Algunas personas se sienten descansados después de un ataque, mientras otras no.

  • Cefaleas tensionales. Las cefaleas tensionales son los el tipo más común de cefaleas. El estrés y la tensión muscular son factores frecuentes en las cefaleas del tipo tensional. A pesar de que los síntomas pueden diferir, los siguientes son síntomas de una cefalea del tipo tensional:

    • Comienzo lento de la cefalea

    • Generalmente la cabeza duele en ambos lados

    • El dolor es sordo o se siente como una cinta o banda alrededor de la cabeza

    • El dolor puede involucrar la parte posterior de la cabeza o el cuello

    • El dolor es de suave a moderado, pero no severo.

    Las cefaleas tipo tensional generalmente no causan náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz (fotofobia).

  • Cefaleas en racimo. Las cefaleas en racimo generalmente ocurren en una serie que puede durar semanas o meses, y la serie de cefaleas puede regresar cada año o dos. A pesar de que las personas experimentan síntomas de manera diferente, los siguientes son los síntomas más comunes de un racimo de cefaleas:

    • Dolor severo en un lado de la cabeza, generalmente detrás de un ojo

    • El ojo afectado puede estar rojo y lloroso con un párpado caído y pupila pequeña

    • Inflamación del párpado

    • Escurrimiento nasal o congestión

    • Inflamación de la frente

¿Cuáles son los síntomas más graves de una cefalea?

Los síntomas de la cefalea dependen del tipo de cefalea. También pueden variar la frecuencia de las cefaleas y la intensidad de los síntomas. Los síntomas que pueden sugerir una cefalea más grave incluyen alguno de los siguientes:

  • Cefaleas que comienzan temprano por la mañana

  • Dolor que empeora por esfuerzos, como una tos o un estornudo

  • Vómitos sin náusea

  • Comienzo repentino de dolor y la peor cefalea de su vida

  • Cefalea que se está volviendo más severa o continua

  • Cambios en la personalidad

  • Cambios en la visión

  • Debilidad en los brazos o las piernas

  • Convulsiones

Los síntomas de una cefalea pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican las cefaleas?

La total extensión del problema puede no ser completamente comprendida inmediatamente, pero puede ser revelada con una evaluación médica integral y prueba de diagnóstico. El diagnóstico de una cefalea es hecho con un historial cuidadoso, examen físico y pruebas de diagnóstico.

Las preguntas frecuentes durante el examen pueden incluir, pero no están limitadas a, las siguientes:

  • ¿Cuándo ocurren las cefaleas?

  • ¿Cuál es la ubicación de la cefalea?

  • ¿Cómo se sienten las cefaleas?

  • ¿Cuánto duran las cefaleas?

  • ¿Han habido cambios en la conducta o personalidad?

  • ¿Los cambios de posición o permanecer sentado causan la cefalea?

  • ¿Tiene problemas para dormir?

  • ¿Tiene un historial de estrés?

  • ¿Hay un historial de lesión en la cabeza?

Si el historial es consistente con la migraña o cefaleas del tipo tensional y el examen neurológico es normal, puede que no sean necesarias pruebas de diagnóstico adicionales. Sin embargo, si no es una cefalea primaria, entonces se pueden necesitar otras prueba para determinar la causa.

Las pruebas utilizadas para determinar la causa de una cefalea pueden incluir:

  • Pruebas de sangre. Se pueden hacer varias pruebas químicas de la sangre y otras pruebas de laboratorio para revisar en busca de condiciones subyacentes.

  • Radiografía de los senos nasales. Un procedimiento de diagnóstico por imagen para evaluar la congestión u otros problemas que se puedan corregir.

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI). Un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo.

  • Tomografía computarizada (llamada también un CT o CAT). Un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para producir imágenes horizontales, o axiales (llamadas con frecuencia rebanadas) del cuerpo. Un CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. Las CT son más detalladas que los rayos X generales.

¿Cómo se tratan las cefaleas?

El tratamiento específico para las cefaleas será determinado por su médico con base en:

  • Su edad, salud global e historial médico

  • Tipo de cefaleas

  • Severidad y frecuencia de las cefaleas

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Su opinión o preferencia

La meta última del tratamiento es evitar que ocurran las cefaleas. El manejo adecuado de la cefalea depende de la identificación precisa del tipo de cefalea y puede incluir:

  • Evitar los desencadenantes conocidos, como ciertos alimentos y bebidas, falta de sueño y ayuno

  • Cambiar los hábitos alimenticios

  • Ejercicio

  • Descansar en un ambiente tranquilo y oscuro

  • Medicamentos, recomendados por su médico

  • Manejo del estrés

Las cefaleas migrañosas pueden requerir el manejo de medicación específica que incluye:

  • Medicamentos abortivos. Medicamentos, recetados por su médico, que actúan sobre receptores específicos en nervios y vasos sanguíneos en la cabeza para detener una cefalea en progreso.

  • Medicamentos de rescate. Medicamentos de venta libre, como analgésicos (calmantes del dolor), para detener la cefalea.

  • Medicamentos preventivos. Medicamentos, recetados por su médico, que se toman diariamente para reducir el comienzo de cefaleas migrañosas severas.

Algunas cefaleas pueden requerir atención médica inmediata incluyendo hospitalización para observación, pruebas de diagnóstico e incluso cirugía. El tratamiento es individualizado dependiendo de la condición subyacente que ocasiona la cefalea. La recuperación completa depende del tipo de cefalea y otros problemas médicos que pueden estar presentes.

Dolores de cabeza

Un dolor de cabeza es un dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Las causas graves de los dolores de cabeza son muy raras.

Aprenda más

Convulsiones

Las convulsiones causan cambios involuntarios en el movimiento del cuerpo o en la función, sensación, conciencia o comportamiento.

Aprenda más

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la PelvisCommon Disorders of the Spine, Shoulder, and Pelvis

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la Pelvis

Existen muchas condiciones que afectan a la columna vertebral, los hombros y la pelvis que requieren el cuidado clínico de un médico u otro profesional del cuidado de la salud. Enumeradas en el directorio de abajo hay algunas de estas condiciones, para las cuales le proveemos una breve descripción.

La Artritis

La Espondilitis Anquilosante

El Tratamiento de la Artritis

La Necrosis Avascular

La Bursitis

Los Problemas de la Cadera

Cirugía de Reemplazo de Cadera

La Cifosis

El Dolor en la Parte Baja de la Espalda

Los Problemas del Cuello

El Dolor de Cuello

La Tortícolis (Cuello Torcido)

La Lesión de Latigazo Cervical

La Osteoporosis

Los Problemas de la Pelvis

La Ciática

La Escoliosis

Los Problemas del Hombro

Visión General de los Problemas del Hombro

La Dislocación del Hombro

La Tendinitis del Hombro

La Lesión del Manguito Rotatorio

Las Lesiones de los Tejidos Blandos

Tumores de la columna vertebral

Los tumores de la columna vertebral son tumores que se forman en la columna vertebral o en el área que la rodea.

Aprenda más

Tumores CerebralesBrain Tumors: Treatment Questions

Tumores encefálico

¿Qué es un tumor encefálico?

Un tumor encefálico es un crecimiento anormal de tejido en el encéfalo. El tumor se puede originar en el encéfalo mismo (tumor encefálico primario), o venir de otra parte del cuerpo y viajar al encéfalo (tumor metastásico o secundario). Los tumores encefálicos se pueden clasificar como benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos), dependiendo de su comportamiento.

Un tumor benigno no contiene células cancerosas y generalmente, una vez extirpado, no vuelve a aparecer. La mayoría de tumores encefálicos benignos tienen fronteras claras, lo que significa que no invaden el tejido circundante. Estos tumores pueden, sin embargo, causar síntomas similares a los tumores cancerosos debido a su tamaño y ubicación en el cerebro.

Los tumores encefálicos malignos contienen células cancerosas. Los tumores encefálicos malignos generalmente son de crecimiento rápido e invaden el tejido circundante. Los tumores encefálicos malignos muy raramente se propagan a a otras áreas del cuerpo, pero pueden volver a aparecer después del tratamiento. Algunas veces, los tumores encefálicos no cancerosos se llaman malignos debido a su tamaño y ubicación, y el daño que pueden causar a las funciones vitales del encéfalo.

Los tumores encefálicos metastásicos son tumores que comienzan a crecer en otra parte del cuerpo, luego se propagan al encéfalo a través del sistema linfático y el torrente sanguíneo. Los tipos comunes de cáncer que pueden viajar al encéfalo incluyen cáncer de pulmón, cáncer del seno, cáncer nasofaríngeo, melanoma (un tipo de cáncer de piel), y cáncer del colon. Estos cánceres se describen y tratan con base en el tipo específico del cáncer. Por ejemplo, el cáncer del seno que se ha propagado al encéfalo todavía se le llama cáncer del seno.

Hechos acerca de los tumores encefálicos

De acuerdo al National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer):

  • Más de 23,000 personas en los EE.UU. serán diagnosticadas con tumores encefálicos o de médula espinal malignos durante el 2013.

  • Aproximadamente 14,000 personas en los EE.UU. morirán de tumores encefálicos en el 2013.

Ilustración de la vista lateral del encéfalo y las divisiones en cerebro, cerebelo y tronco del encéfalo
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Qué causa los tumores encefálicos?

La mayoría de tumores encefálicos tienen anormalidades de genes involucrados en el control del ciclo celular, ocasionando crecimiento celular incontrolado. Estas anormalidades son causadas por alteraciones directamente en los genes o por reordenamientos de cromosomas que cambian la función de un gen.

Los pacientes con ciertas condiciones genéticas (por ejemplo, neurofibromatosis, enfermedad de Von Hippel-Lindau, síndrome de Li-Fraumeni y retinoblastoma) tienen también un riesgo mayor de desarrollar tumores del sistema nervioso central. También han habido reportes de personas en la misma familia que desarrollan tumores encefálicos y que no tienen ninguno de estos síndromes genéticos.

Los trabajadores de las refinerías de petróleo, fabricación de caucho y químicos pueden tener una incidencia mayor de ciertos tipos de tumores, aunque no todos los estudios han encontrado tales vínculos. Se desconoce en este momento que la toxina química esté relacionada con un aumento en tumores.

Los pacientes que han recibido terapia de radiación en la cabeza como parte de un tratamiento anterior para otras malignidades están también en un riesgo mayor de nuevos tumores encefálicos.

¿Cuáles son los síntomas de un tumor encefálico?

Los siguientes son los síntomas más comunes de un tumor encefálico. Sin embargo, cada persona puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas varían dependiendo del tamaño y ubicación del tumor. Muchos síntomas están relacionados con un aumento en la presión en o alrededor del encéfalo. No hay espacio de repuesto en el cráneo para nada excepto los tejidos delicados del cerebro y su fluido. Cualquier tumor, tejido o fluido extra, puede causar presión en el encéfalo y resultar en una presión intracraneal aumentada (ICP), lo que puede resultar que uno o más de los ventrículos que drenan el fluido cefalorraquídeo (CSF, el fluido que rodea el encéfalo y la médula espinal) se bloqueen y hagan que el fluido quede atrapado en el encéfalo. La ICP aumentada puede causar lo siguiente:

  • Dolor de cabeza

  • Vómitos (generalmente en la mañana)

  • Náuseas

  • Cambios en la personalidad

  • Irritabilidad

  • Somnolencia

  • Depresión

  • Función cardíaca y respiratoria disminuida y, eventualmente, coma si no es tratada.

Los síntomas de los tumores encefálicos en el cerebro (parte exterior del encéfalo) pueden incluir:

  • Síntomas causados por presión intracraneal aumentada (ICP)

  • Ataques

  • Cambios visuales

  • Habla incoherente

  • Parálisis o debilidad en la mitad del cuerpo o cara

  • Somnolencia y/o confusión

  • Cambios en la personalidad/alteración del juicio

  • Pérdida de la memoria de corto plazo

  • Trastornos del paso

  • Problemas de comunicación

Los síntomas de los tumores encefálicos en el tronco del encéfalo (base del encéfalo) pueden incluir:

  • Síntomas causados por presión intracraneal aumentada (ICP)

  • Problemas endocrinos (diabetes y/o regulación hormonal)

  • Cambios visuales o visión doble

  • Dolor de cabeza

  • Parálisis de los nervios/músculos de la cara, o la mitad del cuerpo

  • Cambios respiratorios

  • Andar torpe, no coordinado

  • Pérdida de la audición

  • Cambios en la personalidad

Los síntomas de los tumores encefálicos en el cerebelo (parte posterior del encéfalo) pueden incluir:

  • Síntomas causados por presión intracraneal aumentada (ICP)

  • Vómitos (generalmente ocurren en la mañana sin náuseas)

  • Dolor de cabeza

  • Movimientos musculares no coordinados

  • Problemas al caminar

Los síntomas de un tumor encefálico pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para un diagnóstico. 

¿Cómo se diagnostica un tumor encefálico?

Además de un historial médico completo y examen físico, los procedimientos de diagnóstico para los tumores encefálicos pueden incluir los siguientes:

  • Pruebas de sangre y orina Estos incluyen marcadores de tumores y pruebas genéticas. 

  • Examen neurológico. El médico examina los reflejos, la fuerza muscular, el movimiento del ojo y la boca, coordinación y estado de alerta.

  • Tomografía computarizada (llamada también un CT o CAT). Un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para producir imágenes horizontales, o axiales (llamadas con frecuencia rebanadas) del cuerpo. Un CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos como el cerebro. Las CT son más detalladas que los rayos X generales.

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI) Un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo. El MRI es muy útil para mirar en el encéfalo y médula espinal. El MRI funcional (fMRI) es una clase especial de MRI utilizado para determinar cuáles áreas del encéfalo están activas con funciones específicas. Esto se puede hacer mediante cirugía si el tumor está en un área vital del encéfalo. 

  • Rayos X. Una prueba diagnóstica que usa rayos de energía electromagnética invisible para producir imágenes de los tejidos internos, huesos y órganos sobre una película.

  • Arteriograma (llamado también un angiograma). Una radiografía de las arterias y venas para detectar obstrucción o estrechamiento de los vasos sanguíneos. (Esta prueba se usa con menos frecuencia que en el pasado, ya que ahora se pueden usar técnicas especiales de angiograma por CT o MRI para mirar a los vasos sanguíneos en el encéfalo.)

  • Arteriograma de resonancia magnética (MRA) o arteriograma de tomografía computarizada (CTA). Combinaciones de los escáners señalados antes. 

  • Mielograma. Un procedimiento que utiliza colorante inyectado en el canal espinal para hacer que la estructura sea claramente visible en los rayos X.

  • Punción espinal (llamada también punción lumbar). Una aguja especial se coloca en la parte baja de la espalda, en el canal espinal. Esta es un área alrededor de la médula espinal. Entonces se puede medir la presión en el canal espinal y encéfalo. Una pequeña cantidad de fluido espinal cerebral (CSF) se puede retirar y enviar para pruebas para determinar si hay una infección u otros problemas. El CSF es el fluido que baña el encéfalo y la médula espinal.

  • Tomografía por emisión de positrones (PET). Un tipo de procedimiento de la medicina nuclear. Esto significa que una minúscula cantidad de sustancia radioactiva, llamada un radionúclido (radiofármaco o trazador radioactivo), se inyecta en una vena durante el procedimiento para ayudar en el examen del tejido bajo estudio. Específicamente, los estudios PET evalúan el metabolismo de un órgano o tejido particular, para que la información acerca de la fisiología (funcionalidad) y anatomía (estructura) del órgano o tejido sea evaluada, así como sus propiedades bioquímicas. Así, la PET puede detectar cambios bioquímicos en un órgano o tejido que puedan identificar la aparición del proceso de una enfermedad antes de que se puedan ver cambios anatómicos relacionados con la enfermedad con otros procesos de imágenes, como la CT o MRI.

  • CT por emisión de fotón único (SPECT). También utiliza un radionúclido inyectado para mostrar áreas de mayor metabolismo y flujo de sangre. 

  • Espectroscopia por resonancia magnética (MRS). Un procedimiento que produce imágenes que describen la función en lugar de la forma. El equipo requiere una instalación especial, altamente compleja.

  • Biopsia de tumor. Un procedimiento en el cual se extirpa una muestra de tejido (con una aguja o durante la cirugía) para ser vista bajo un microscopio.

El diagnóstico de un tumor encefálico depende principalmente de los tipos de células involucradas y la ubicación del tumor. Los tumores se clasifican de I a IV con base en el tipo de células vistas en el examen con el microscopio, así como la tasa de crecimiento de las células. Los tumores encefálicos no se describen por etapas como otros tumores del cuerpo, porque casi nunca se mueven más allá del cerebro y la médula espinal. 

¿Cuáles son los tipos diferentes de tumores encefálicos?

Ilustración del encéfalo detallando sitios comunes de tumores, adulto
Haga clic en la imagen para agrandarla

Hay muchos tipos diferentes de tumores encefálicos. Generalmente se categorizan por el tipo de célula donde comienza el tumor, o también se categorizan por el área del encéfalo donde ocurren. Los tipos más comunes de tumores encefálicos incluyen los siguientes:

  • Gliomas. El tipo más común de tumor encefálico primario es un glioma. Los gliomas comienzan de las células gliales, que son el tejido de sostén del encéfalo. Hay varios tipos de gliomas, categorizados por el lugar donde se encuentran, y los tipos de células que originan el tumor. Los siguientes son los tipos diferentes de gliomas:

    • Astrocitomas. Los astrocitomas son tumores de las células gliales que se derivan de las células del tejido conectivo llamadas astrocitos. Estas células se pueden encontrar en cualquier lugar en el encéfalo o médula espinal. Los astrocitomas son el tipo más común de tumor encefálico infantil, y el tipo más común de tumor encefálico primario en adultos. Los astrocitomas se subdividen generalmente en tumores de alto grado, medio grado o bajo grado. Los astrocitomas de alto grado (glioblastomas) son los más malignos de todos los tumores encefálicos. Los astrocitomas se clasifican además por la presentación de signos, síntomas, tratamiento y prognosis, con base en la ubicación del tumor. La ubicación más común de estos tumores en niños es el cerebelo, donde son llamados astrocitomas cerebelosos. Estas personas generalmente tienen síntomas de presión intracraneal aumentada, dolor de cabeza y vómitos. También pueden haber problemas con el andar y la coordinación, así como con la doble visión. En los adultos, los astrocitomas son más comunes en los hemisferios cerebrales (cerebro), donde generlamente causan presión intracraneal aumentada (ICP), convulsiones o cambios en el comportamiento.

    • Gliomas del tronco encefálico. Los gliomas del tronco encefálico son tumores que se encuentran en el tronco encefálico. La mayoría de tumores del tronco encefálico no se pueden extirpar quirúrgicamente debido a la ubicación remota y delicada y función compleja que esta área controla. Los gliomas del tronco encefálico ocurren casi exclusivamente en niños; el grupo más frecuentemente afectado es el de niños en edad escolar. El niño generalmente no tiene presión intracraneal aumentada (ICP), pero puede tener problemas con visión doble, movimiento de la cara o un lado del cuerpo, o dificultad con el andar y la coordinación.

    • Ependimomas. Los ependimomas son también tumores de las células gliales. Generalmente se desarrollan en el revestimiento de los ventrículos o en la médula espinal. El lugar más común donde se encuentran en los niños es cerca del cerebelo. El tumor con frecuencia bloquea el flujo del CSF (fluido espinal cerebral, que baña el encéfalo y la médula espinal), causando presión intracraneal aumentada. Este tipo de tumor ocurre mayormente en niños menores de 10 años de edad. Los ependimomas pueden crecer lentamente, en comparación con los tumores encefálicos, pero pueden reaparecer después de terminar el tratamiento. La recurrencia de los ependimomas resulta en un tumor más invasivo con más resistencia al tratamiento. El dos por ciento de los tumores encefálicos son ependimomas.

    • Gliomas del nervio óptico. Los gliomas del nervio óptico se encuentran en o alrededor de los nervios que envían mensajes de los ojos al cerebro. Se encuentran con frecuencia en niños que tienen neurofibromatosis, una condición en un recién nacido que hace que tenga más probabilidades de desarrollar tumores en el encéfalo. Las personas generalmente experimentan pérdida de visión, así como problemas hormonales, ya que estos tumores se localizan generalmente en la base del encéfalo donde se localiza el control hormonal. Estos generalmente resultan difíciles de tratar debido a las estructuras circundantes sensibles del encéfalo.

    • Oligodendrogliomas. Este tipo de tumor también aparece de las células de sostén del encéfalo. Se encuentran comúnmente en los hemisferios cerebrales (cerebro). Las convulsiones son un síntoma muy común de estos tumores, así como dolor de cabeza, debilidad o cambios en la conducta y somnolencia. Estos tumores tienen una mejor prognosis que la mayoría de otros gliomas, pero se pueden volver más malignos con el tiempo. Cerca del dos por ciento de los tumores encefálicos son oligodendrogliomas.

  • Tumores metastásicos. En los adultos, los tumores encefálicos metastásicos son el tipo más común de tumores encefálicos. Estos son tumores que comienzan a crecer en otra parte del cuerpo, luego se propagan al cerebro a través del torrente sanguíneo. Cuando los tumores se propagan al encéfalo, comúnmente van a la parte del encéfalo llamada el hemisferio cerebral, o al cerebelo. Con frecuencia, un paciente puede tener varios tumores metastásicos en varias área diferentes del encéfalo. Los cánceres de pulmón, seno y colon viajan con frecuencia al encéfalo, como ocurre con ciertos cánceres de piel. Los tumores encefálicos metastásicos pueden ser bastante agresivos y pueden regresar incluso después de la cirugía, terapia de radiación y quimioterapia.

  • Meningiomas. Los meningiomas generalmente son tumores benignos que proceden de las meninges, las cubiertas exteriores del encéfalo justo debajo del cráneo. Este tipo de tumor representa cerca de un tercio de los tumores cerebrales en adultos. Crecen lentamente y pueden existir durante años antes de ser detectados. Los meningiomas son más comunes en pacientes más viejos, con la tasa más alta en personas en sus 70 u 80. Se encuentran comúnmente en los hemisferios cerebrales justo debajo del cráneo. Generalmente están separados del encéfalo y algunas veces pueden ser extirpados por completo durante la cirugía. Sin embargo, pueden reaparecer después de la cirugía y ciertos tipos pueden ser malignos.

  • Schwannomas. Los schwannomas generalmente son tumores benignos, al igual que los meningiomas. Surgen de las células de sostén de los nervios que abandonan el cerebro, y son más comunes en los nervios que controlan la audición y el equilibrio. Cuando los schwannomas involucran a estos nervios, se llaman schwannomas vestibulares o neuromas acústicos. Comúnmente, se presentan con pérdida de audición, y ocasionalmente pérdida de equilibrio, o problemas con debilidad en un lado de la cara. La cirugía puede resultar difícil debido al área del encéfalo en la cual ocurren, y las estructuras vitales alrededor del tumor. Ocasionalmente, se utiliza radiación (o una combinación de cirugía y radiación) para tratar estos tumores.

  • Tumores pituitarios. La glándula pituitaria es una glándula localizada en la base del encéfalo. Produce hormonas que controlan muchas otras glándulas en el cuerpo. Estas glándulas incluyen la glándula pituitaria, las glándulas adrenales, los ovarios y testículos, así como la producción de leche por mujeres embarazadas, y el balance de fluidos por los riñones. Los tumores que ocurren en o alrededor del área de la glándula pituitaria pueden afectar el funcionamiento de la glándula, o sobreproducir hormonas que son enviadas a las otras glándulas. Esto puede conducir a problemas con el funcionamiento de la tiroides, impotencia, producción de leche de los senos, periodos menstruales irregulares, o problemas con la regulación del balance de fluidos en el cuerpo. Además, debido a la cercanía de la pituitaria a los nervios que van a los ojos, los pacientes pueden tener visión disminuida.

    Los tumores en la pituitaria son con frecuencia benignos, y la extirpación total hace que sea menos probable la reaparición de los tumores. Ya que la pituitaria está en la base del cráneo, los enfoques para extirpar un tumor de la pituitaria puede involucrar entrar a través de la nariz o la encía superior. Ciertos tipos de tumores se pueden tratar con medicamentos, los cuales, en algunos casos, pueden encoger el tumor o detener el crecimiento del mismo.

  • Tumores neuroectodérmicos primitivos (PNET). Los PNET son mucho más comunes en los niños que en los adultos. Pueden ocurrir en cualquier lugar en el encéfalo, aunque el lugar más común es en la parte posterior del encéfalo cerca del cerebelo. Cuando ocurren aquí, se llaman meduloblastomas. Los síntomas dependen de su ubicación en el encéfalo, pero generalmente el paciente experimenta presión intracraneal aumentada. Estos tumores son de rápido crecimiento y con frecuencia son malignos, con propagación ocasional a todo el encéfalo o la médula espinal.

  • Linfoma CNS primario. Los linfocitos son llevados en el fluido linfático hacia adentro y hacia afuera del encéfalo. Un tumor CNS ocurre cuando estas células se vuelven malignas. Un sistema inmunológico debilitado puede aumentar el riesgo de este tumor.  

  • Meduloblastomas. Los meduloblastomas son un tipo de PNET que se encuentran cerca de la línea media del cerebelo. Este tumor es de rápido crecimiento y con frecuencia bloquea el drenaje del CSF (fluido espinal cerebral, que baña el encéfalo y la médula espinal), ocasionando síntomas asociados con la ICP aumentada. Las células del meduloblastoma se pueden propagar (metástasis) a otras áreas del sistema nervioso central, especialmente alrededor de la médula espinal. Generalmente es necesaria una combinación de cirugía, radiación y quimioterapia para controlar estos tumores.

  • Craneofaringiomas. Los craneofaringiomas son tumores benignos que ocurren en la base del encéfalo cerca de los nervios que van de los ojos al encéfalo, y la glándula pituitaria. Estos tumores son más comunes en niños y comprenden solo cerca del 1% de todos los tumores encefálicos que se diagnostican en los EE.UU. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, así como problemas con la visión. Los desbalances hormonales son comunes, lo que puede conducir a un pobre crecimiento en los niños. También se pueden ver síntomas de presión intracraneal aumentada. Aunque estos tumores son benignos, son difíciles de extirpar debido a las estructuras sensibles del encéfalo que los rodean.

  • Tumores de la región pineal. Muchos tumores diferentes pueden surgir cerca de la glándula pineal, una glándula que ayuda a controlar el sueño y los ciclos de vigilia. Los gliomas son comunes en esta región, como lo son los blastomas pineales (un tipo de PNET). Además, los tumores de las células germinales, otra forma de tumor maligno, se pueden encontrar en esta área. Los quistes benignos de la glándula pineal se ven también en esta ubicación, lo que hace que el diagnóstico sea difícil entre lo que es maligno y lo que es benigno. La biopsia o extirpación del tumor es con frecuencia necesaria para distinguir los tipos diferentes de tumores. Las personas con tumores en esta región con frecuencia experimentan dolores de cabeza o síntomas de presión intracraneal aumentada. El tratamiento depende del tipo y tamaño del tumor.

¿Cuál es el tratamiento para los tumores encefálicos?

El tratamiento específico para los tumores encefálicos será determinado por su médico con base en:

  • Su edad, salud global e historial médico

  • Tipo, ubicación y tamaño del tumor.

  • Extensión de la condición

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del tratamiento de la condición

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir (solo o en combinación):

  • Cirugía. Generalmente, la cirugía es el primer paso en el tratamiento de tumores encefálicos. La meta es eliminar tanto tumor como sea posible a la vez que se mantiene la función neurológica. Se puede hacer primero una biopsia para examinar los tipos de células de las que está hecho el tumor o para un diagnóstico. Esto se hace con frecuencia si el tumor está en un área con estructuras sensibles alrededor del mismo que pueden ser lesionadas si se extirpa por completo el tumor.

  • Quimioterapia (hay muchos tipos) 

  • Terapia de radiación (hay muchos tipos)

  • Esteroides (para tratar y prevenir la inflamación (especialmente en el encéfalo)

  • Medicamentos anticonvulsivos (para tratar y prevenir convulsiones asociadas con la presión intracraneal)

  • Colocación de una derivación ventriculoperitoneal (llamada también derivación VP). Esta es un tubo que se coloca en los espacios del encéfalo llenos de fluido llamados ventrículos. El otro extremo del tubo se coloca en el abdomen para ayudar a drenar el fluido en exceso que se puede acumular en el encéfalo y causar un aumento en la presión en el encéfalo.

  • Asistencia de apoyo (para minimizar los efectos secundarios del tumor o tratamiento), como alivio del dolor y técnicas de reducción del estrés. 

  • Rehabilitación (para recuperar las destrezas motrices y la fuerza muscular; en el equipo de atención médica pueden estar involucrados terapeutas del habla, físicos y ocupacionales)

  • Antibióticos (para tratar y prevenir las infecciones)

  • Atención de seguimiento continua (para manejar la enfermedad, detectar la recurrencia del tumor, y manejar los efectos tardíos del tratamiento)

  • Cuidados paliativos para quienes se ha determinado que el tratamiento agresivo continuo no será de beneficio alguno 

Las terapias más recientes que se pueden usar para tratar los tumores encefálicos incluyen las siguientes:

  • Radiocirugía estereotáctica. Una nueva técnica que se enfoca en altas dosis de radiación en el sitio del tumor desde ángulos diferentes, sin afectar el tejido normal circundante, con el uso de rayos de fotones emitidos por un acelerador lineal o rayos X de cobalto.

  • Terapia genética. Un gen especial se agrega a un virus que se inyecta en el tumor encefálico. Luego se da un fármaco antiviral que mata las células cancerosas que han sido infectadas con el virus alterado. Esto todavía se considera un tratamiento experimental.

  • Galletas de quimioterapia. Galletas que contienen un fármaco que mata el cáncer, BCNU, se insertan directamente en el área del encéfalo del tumor encefálico durante la cirugía.

  • Terapia dirigida. Drogas más nuevas que se dirigen a partes específicas de las células del tumor, o a otras células que ayudan a hacerlas crecer.  Por ejemplo, un fármaco llamado bevacizumab afecta la capacidad del tumor para producir nuevos vasos sanguíneos. Puede ser útil para los glioblastomas en adultos. Otros fármacos pueden ahora ser dirigidos a factores de crecimiento. 

  • Tratamientos de campo eléctrico. Se colocan electrodos a lo largo del cráneo para proporcionar una corriente eléctrica suave que puede afectar a las células del tumor más que a las células encefálicas normales.

  • Vacunas para el tumor encefálico. Las vacunas contra el cáncer canalizan la inmunidad del cuerpo contra el tumor como una forma de tratamiento. Esto todavía se considera un tratamiento experimental. 

¿Cuál es la perspectiva de largo plazo para una persona con tumor encefálico?

La prognosis depende en gran medida de todos los siguientes:

  • Biopsia del tumor

  • Extensión de la enfermedad

  • Tamaño y ubicación del tumor

  • Presencia o ausencia de metástasis

  • La respuesta del tumor a la terapia

  • Su edad, salud global e historial médico

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Nuevos desarrollos en el tratamiento

Al igual que con cualquier cáncer, la prognosis y supervivencia de largo plazo puede variar grandemente de persona a persona. La atención médica oportuna y la terapia agresiva son importantes para la mejor prognosis. La atención de seguimiento continuo es esencial para una persona a quien se le ha diagnosticado un tumor encefálico. En sobrevivientes de tumores encefálicos pueden ocurrir efectos secundarios de la radiación y quimioterapia, así como segundas malignidades.

Puede ser necesaria durante un periodo extendido de tiempo la rehabilitación de las destrezas motrices perdidas y la fuerza muscular. Los terapeutas del habla y terapeutas físicos y ocupacionales pueden estar involucrados en alguna forma de rehabilitación. Se necesita más investigación para mejorar el tratamiento, disminuir los efectos secundarios del tratamiento para esta enfermedad y desarrollar una cura. Se están descubriendo de manera continua nuevos métodos para mejorar el tratamiento y disminuir los efectos secundarios.

Consulte con su médico si tiene preguntas o inquietudes relacionadas con esta condición.

Los tumores del cerebro y la columna vertebral

Los tumores del cerebro son crecimientos anormales de tejido que se encuentran dentro del cráneo o del cerebro.

Aprenda más