Baylor Health Care SystemAbout B
Atención del cáncer 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Atención del cáncer 

Atención completa, cuidado completo

Si quiere aprender sobre los tipos de cáncer, exámenes, prevención o apoyo, Baylor está aquí para usted. Nuestro sistema de hospitales y centros ambulatorios ofrece la experiencia, el conocimiento y la tecnología en la que usted puede confiar.

Cánceres tratados

Obtenga la información que necesita sobre de los tipos de cáncer, causas, diagnóstico, síntomas y tratamiento.

Aprenda sobre de cada tipo

Apoyo para pacientes y sus familias

En Baylor, estamos comprometidos no sólo con su diagnóstico y tratamiento, sino también a ayudarle a hacer ajustes a su estilo de vida, incluso después de salir de nuestras instalaciones.

Consiga apoyo

Programas y centros de tratamiento

Obtenga más información sobre el tratamiento del cáncer y los programas disponibles en cada ubicación.

Aprenda más

Ensayos clínicos e investigación

Nuestra investigación lleva innovación de nuestro laboratorio a su cama. Averigüe si usted es un candidato para los ensayos clínicos.

Investigación (en inglés)

Ensayos clínicos (en inglés)

Pacientes reales. Historias reales.

Vea por usted mismo cómo nuestro equipo de atención médica de calidad marca la diferencia en las vidas de personas reales, todos los días.

Ver vídeos

Baylor Precision Medicine Institute

Cuando está luchando contra una enfermedad como el cáncer, usted quiere saber que usted y su equipo médico están haciendo todo lo posible para ganar la batalla. Baylor Precision Medicine Institute ofrece a los pacientes opciones avanzadas de diagnóstico y tratamiento para el cáncer.

Aprenda más (en inglés)

Programa de asesoramiento genético

¿Se pregunta cómo su historia familiar afecta su riesgo de contraer cáncer? El programa de asesoramiento genético de Baylor ofrece consejeros genéticos especialmente entrenados para ayudar a evaluar la probabilidad de una persona de tener un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Aprenda más (en inglés)

MamografíaMammography

Mamografía

¿Qué es una "mamografía" (mamograma)?

La mamografía es un examen de las mamas que se realiza mediante una rayos X. Se usa para detectar y evaluar enfermedades de las mamas en mujeres que tienen problemas en las mamas, como un bulto, dolor o secreción del pezón, y también en las mujeres que no tienen ninguna queja acerca de sus mamas. Este procedimiento permite detectar el cáncer de mama, los tumores benignos y los quistes antes de que se puedan detectar por palpación (tocándolos).

Con una mamografía no es posible demostrar que una zona anormal sea cáncer, pero si existen sospechas considerables de que podría ser cáncer, se extrae tejido para una biopsia. El tejido puede extraerse con una aguja o en una biopsia con cirugía abierta y luego se lo examina bajo el microscopio para determinar si se trata de cáncer.

El desarrollo de tecnología digital para la mamografía permite tomar mejores imágenes de las mamas, en especial, en las mujeres que tienen menos de 50 años de edad, en las mujeres con tejido de las mamas denso o en las mujeres que están por tener o ya tienen la menopausia. La mamografía digital proporciona imágenes electrónicas de las mamas que se pueden mejorar mediante la tecnología informática, se pueden guardar en computadoras e incluso transmitir por medios electrónicos cuando se necesita acceso remoto a la mamografía. El procedimiento de una mamografía digital se realiza básicamente del mismo modo que una mamografía común.

Con los sistemas de detección asistidos por computadora (CAD), una imagen digitalizada de una mamografía tomada con un mamógrafo convencional o una mamografía captada digitalmente se puede analizar para reconocer bultos, calcificaciones o zonas de densidad anormal que podrían indicar la presencia de cáncer. El sistema CAD destaca las imágenes para que un radiólogo las analice en mayor medida.

¿Qué son los "rayos X"?

Los rayos X son haces invisibles de energía electromagnética que producen imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una película radiográfica o radiografía. Las radiografías comunes se utilizan por muchas razones, por ejemplo, para diagnosticar tumores o lesiones en los huesos.

Ilustración de la anatomía de la mama, vista lateral.
Haga clic en la imagen para agrandarla.

Las radiografías se toman usando radiación externa para generar imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas, para fines de diagnóstico. Los rayos X pasan a través de las estructuras del cuerpo hacia placas con un tratamiento especial (parecido al de la película de una cámara) y se crea una imagen "negativa" (cuando más sólida es una estructura, más blanca aparece en la radiografía).

Anatomía de las mamas

Cada mama tiene entre 15 y 20 secciones, llamadas "lóbulos", que están dispuestos como los pétalos de una margarita. Cada lóbulo tiene muchos lobulillos, que son más pequeños y terminan en decenas de alvéolos que pueden producir leche.

Los lóbulos, lobulillos y alvéolos están unidos por tubos delgados llamados "conductos". Estos conductos conducen hasta el pezón, que se encuentra en el centro de la zona oscura de la piel llamada "areola". Los espacios entre los lobulillos y los conductos están llenos de grasa.

No hay músculos dentro de las mamas, sino que los músculos se encuentran debajo de cada mama y cubriendo las costillas.
Cada mama también contiene vasos sanguíneos y vasos que transportan linfa. Los vasos linfáticos conducen a pequeños órganos con forma de guisante llamados "ganglios linfáticos"; hay grupos de estos ganglios en la axila, arriba de la clavícula y en el pecho, así como en muchas otras partes del cuerpo.

Ilustración de la anatomía de la mama, vista delantera.
Haga clic en la imagen para agrandarla.

¿Cuáles son los distintos tipos de mamografías?

Una mamografía exploratoria es una radiografía de la mama que se usa para detectar cambios en las mamas en las mujeres que no tienen signos de cáncer de mama. Comúnmente, se realizan dos radiografías de cada mama. Por medio de una mamografía, es posible detectar un tumor que no se puede palpar.

Una mamografía de diagnóstico es una radiografía de la mama que se usa para diagnosticar cambios inusuales en las mamas, como un bulto, dolor, engrosamiento o secreción del pezón, o un cambio en el tamaño o la forma de la mama.

Las mamografías de diagnóstico también se utilizan para evaluar anormalidades detectadas en una mamografía exploratoria. Es una herramienta médica básica y es apropiada en el desarrollo de cambios en las mamas, sin importar la edad de la mujer.

La mamografía se usa desde hace aproximadamente 30 años y, en los últimos 15 años, los avances técnicos han hecho posibles grandes mejoras tanto en la técnica como en los resultados. En la actualidad, los aparatos especializados, que solo se usan para radiografías de mamas, producen estudios de alta calidad pero de baja dosis de radiación.

La mamografía puede utilizarse para la detectar o para evaluar posibles anormalidades descubiertas durante la palpación, la mamografía exploratoria, u otros medios. Las mujeres mayores de 25 años de edad deben realizarse una mamografía de diagnóstico si tienen síntomas tales como un bulto palpable, engrosamiento o hendiduras en la piel de las mamas, secreción o retracción del pezón, una llaga erosiva del pezón, o dolor en la mama.

Una mamografía puede servir para evaluar el dolor en las mamas cuando el examen físico y los antecedentes no son concluyentes. En las mujeres con mamas densas, "con bultos" o muy grandes, la mamografía puede utilizarse para exámenes exploratorios, ya que el examen físico puede ser difícil de realizar.

Las mujeres que corren un riesgo grande de tener cáncer de mamas o que tienen antecedentes de cáncer de mama pueden someterse a mamografías exploratorias de rutina.

¿Quiénes deberían hacerse una mamografía exploratoria?

Las siguientes pautas de exámenes exploratorios son para la detección del cáncer en mujeres que no tienen síntomas.

  • Los expertos dan distintas recomendaciones acerca de la mamografía. Actualmente, el Grupo de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Task Force, USPSTF) recomienda las mamografías exploratorias cada dos años para mujeres de 50 a 74 años de edad. La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer (American Cancer Society, ACS) recomienda que, a partir de los 40 años de edad, las mujeres se realicen una mamografía exploratoria todos los años. Cada mujer debería consultar a su profesional de la salud acerca de sus factores de riesgo personales antes de tomar una decisión sobre cuándo comenzar a realizarse mamografías o con qué frecuencia deberían hacérselas.

  • La ACS recomienda que todas las mujeres de entre 20 y 40 años se realicen exámenes de mama clínicos al menos una vez cada tres años. Un examen clínico es una inspección de las mamas realizada por un profesional de la salud, quien mira y toca (palpa) las mamas para detectar bultos. La ACS recomienda que las mujeres se realicen estos exámenes anualmente a partir de los 40 años de edad. Por su parte, el USPSTF considera que no existen suficientes pruebas para determinar el valor de los exámenes clínicos para las mujeres mayores de 40 años. Cada mujer debería consultar a su profesional de la salud acerca de sus factores de riesgo personales y tomar la decisión de si debería realizarse exámenes clínicos de las mamas.

  • El USPSTF no recomienda los autoexámenes de mamas porque las pruebas sugieren que estos examen no disminuyen el riesgo de muerte debido al cáncer de mama. La ACS considera que los autoexámenes de mama son una opción para las mujeres de 20 años o más como forma de que se familiaricen con sus mamas para que pueden notar cambios más fácilmente. Hablar con su profesional de la salud acerca de los beneficios y las limitaciones puede ayudarle a decidir si debería comenzar a realizarse autoexámenes de mamas.

  • Las mujeres que corren mayor riesgo (debido a antecedentes familiares, tendencia genética, cáncer de mamas en el pasado) deberían hablar con su profesional de la salud acerca de los beneficios y las limitaciones de comenzar a realizarse las mamografías exploratorias antes, someterse a otras pruebas (ecografía de mamas, resonancia magnética), o realizarse exámenes con mayor frecuencia.

Asimismo, se recomiendan las siguientes pautas por edad:

  • Pauta para la mamografía exploratoria del Instituto Nacional contra el Cáncer (National Cancer Institute). Las mujeres de 40 años de edad y más deben realizarse una mamografía exploratoria de rutina cada uno o dos años.

  • Pauta para la mamografía exploratoria de la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer (American Cancer Society). Las mujeres de 40 años de edad y más deben realizarse una mamografía exploratoria cada año.

Consulte a su profesional de la salud qué pautas son las apropiadas para usted.

¿Qué afecciones muestra una mamografía?

Imagen de una mamografía en la cual se indica una masa cancerosa.
Haga clic en la imagen para agrandarla.

Una mamografía ayuda a identificar las siguientes afecciones:

  • Calcificaciones. Son diminutos depósitos minerales dentro del tejido mamario. Hay dos categorías de calcificaciones:

    • Macrocalcificaciones: Son depósitos de calcio gruesos que comúnmente indican cambios degenerativos en las mamas, tales como los siguientes:

      • Envejecimiento de las arterias de las mamas

      • Lesiones viejas

      • Inflamaciones

    • Microcalcificaciones. Son diminutos puntos de calcio (más pequeños que 1/50 de pulgada). Cuando se observan muchas microcalcificaciones en una misma zona, se las considera un grupo.

  • Masas o bultos. Pueden presentarse con o sin calcificaciones asociadas, y pueden deberse a distintas causas, incluidas las siguientes:

    • Quiste: Una acumulación de líquido no cancerosa en la mama. Los quistes no se pueden diagnosticar mediante un examen físico solo ni con una mamografía sola. Es necesario realizar una ecografía mamaria o una aspiración con aguja. Si la masa no es un quiste, entonces pueden ser necesarios más estudios por imágenes.

    • Afecciones mamarias benignas. Las masas pueden monitorearse con mamografías periódicas, pero otras afecciones pueden exigir una biopsia inmediata o programada. Aproximadamente el 80 por ciento de todos los cambios mamarios de los cuales se toman biopsias se descubren que son benignos (no cancerosos) cuando se analizan bajo el microscopio.

    • Cáncer de mama.

Imagen de un procedimiento de mamografía

¿Cómo se realiza una mamografía?

Comúnmente, la mamografía se realiza de forma ambulatoria, aunque puede ser parte de la atención de pacientes hospitalizadas. El examen no requiere preparación específica. Sin embargo, la mujer no debe usar desodorante, talcos o lociones en las axilas el día del examen, ya que estas sustancias pueden interferir con las imágenes. Si tiene implantes mamarios, recuerde informarlo en el centro de mamografía cuando reserve su cita. Será necesario que la atienda un radiólogo capacitado en trabajar con pacientes que tienen implantes. Esto es importante porque los implantes mamarios pueden ocultar parte del tejido de la mama, lo cual puede hacer que para el radiólogo sea difícil ver el cáncer de mama al mirar las imágenes de la mamografía.

Si bien cada centro puede contar con protocolos específicos, generalmente, el procedimiento de la mamografía es el siguiente:

  1. La paciente debe describir los síntomas o problemas (si es que tiene alguno) al técnico antes del examen.

  2. La paciente debe desvestirse desde la cintura hacia arriba y se le da una bata para que se ponga.

  3. La paciente se coloca en la unidad de mamografía, sentada, de pie o acostada.

  4. La mama se coloca entre dos placas de la unidad de mamografía y se aplica presión para comprimir el tejido. (Esto puede producir molestia durante un rato). La compresión en las mamas es necesaria para obtener la mejor imagen con la menor cantidad de radiación posible.

  5. Se le pedirá a la paciente que contenga la respiración durante algunos segundos mientras se toma la radiografía.

  6. El técnico se pondrá detrás de una ventana protectora y se tomará la imagen.

  7. Es posible que cada mama se radiografíe al menos dos veces desde arriba y desde las posiciones laterales para producir las películas que el médico revisará.

  8. Después de que se tomen las radiografías, se le pedirá a la paciente que espere un tiempo breve hasta que el radiólogo pueda revisar las películas y decidir si se necesitan tomar más radiografías.

  9. El proceso del examen dura aproximadamente de 20 a 30 minutos.

Mamografías

La práctica actual es seguir recomendando mamografías empezando a los 40 años.

Aprenda más sobre mamografías